Cuando comencé a escribir la tesis cada mañana en frente del ordenador sonaba la sinfonía número nueve de Mozart en manos de Mitschuko Uchida y, antes de teclear, dibujaba. Algo simple porque si me complicaba brotaba la culpa del no haces lo que tienes que...